Me formé en la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la Universidad Nacional Autónoma de México, en la segunda mitad de los 80´s.
Mis principales mentores condujeron esa formación hacia el aprendizaje y dominio de oficios como el dibujo, la pintura y el grabado, lo que me hizo entender el valor de tocar, acariciar y transformar a través del cuerpo: a través del uso de las manos. En los estudios de mitógrafos como Joseph Campbell o Mircea Eliade encontré la semilla que ha derivado por más de veinte años y desde varios niveles —en el contacto con expresiones de lo sagrado en distintas tradiciones a través de expresiones milenarias como el yoga, la astrología o el Tarot. De allí mi interés por la obra de artistas que interpretan y expresan el mundo desde una fuerte base simbólica como Joseph Beuys, Anselm Kiefer, Anish Kapoor o Marina Abramovic. Durante 25 años me he dediqué exclusivamente a la práctica pictórica de caballete, y en la última década he
incursionado en una serie de prácticas colaborativas que me han llevado a escribir guiones para espectáculos escénicos, a concebir instalaciones, ambientaciones sonoras y a producir videos.

Como pintor, la mímesis aristotélica en el quehacer pictórico se reduce más que a la representación de las formas, a la réplica de procesos alquímicos como la fermentación o la oxidación. El interés por los procesos alquímicos y diversasprácticas animistas me han acercado a las plantas de tal manera, que las primeras intervenciones hechas en espacios abiertos –o site specific works‐ usaron como principales ingredientes la tierra, las flores o las semillas.

Desde 2012 produzco bajo el sello de Matria Jardín Arterapéutico, distintas estrategias artísticas generando cuerpos de conocimiento en torno a la educación, el medio ambiente y la comunidad.

He ampliado el campo de conocimiento o de acción de mis colaboradores y asesores al de agricultores, sanadores y apicultores incrementado mi interés por el valor simbólico de algunos productos de la colmena como la miel o la cera, semillas como el cacao o las prácticas agroecológicas que tienen su origen en los pueblos originarios de Mesoamérica. De allí que sea mayor mi compromiso con temas como la biodiversidad o la importancia de las abejas y otros polinizadores para la pervivencia de la flora del planeta y la consecuente vocación por crear plataformas educativas y estrategias para la difusión de estas agendas medioambientales desde la creación artística. Todos los reconocimientos a mi trayectoria los he recibido en el ámbito artístico, con excepción del Premio al Mérito Ecológico, otorgado por la SEMARNAT en 2017.

Mi proyecto más reciente consiste en la creación de complejos escultóricos de bajo impacto ambiental erigidos con tierra cruda y fibras vegetales, replicando sistemas constructivos de la arquitectura vernácula y usando subproductos de la destilación del agave.

52 Voces

La mirada del arte ayuda a fortalecer tendencias de veracidad

Organizaciones de la sociedad civil reconocieron el pasado 1 de Octubre en México, que el pleno de la Cámara de Diputados aprobara en lo general y particular reformas a la Ley General de Salud en materia de sobrepeso, obesidad y etiquetado de alimentos y bebidas no alcohólicas. Al momento de escribir estas líneas, las reformas están ahora en manos del Senado de la República. Habrá con seguridad estratagemas de parte de las compañías de refrescos y comida chatarra para no ver impactados sus mercados.
Es éste sin embargo un gran logro: varios sectores de la población aspiramos a que en algunos años se convierta en tendencia. Una de veracidad y transparencia en la que los cuerpos legislativos, las instituciones del Estado al igual que la ciencia, sus estrategias y programas de divulgación estén al servicio de la población, antes que trabajar para los corporativos.
El proyecto del Mosaico genético | Una mirada desde las artes, sin duda puede detonar lecturas más cautelosas que eludan la tergiversación que puede hacerse de las investigaciones científicas. Los estudios de ancestría hechos por empresas comerciales, son usados en muchos casos para incidir en los públicos con ofertas de panaceas de salud, nutrición, calidad de vida y longevidad. Esa, es acaso una de las vertientes menos perversas del uso tendencioso de los estudios de los genetistas, cuando no dispara incluso elucubraciones de carácter racista. En términos de nutrición o de calidad de vida, un factor que no puede olvidarse es que la salud de los habitantes del planeta -plantas y animales depende de la salud de la tierra, la de los suelos y la del agua. A su vez está ligada a la manera como producimos y distribuimos nuestro alimento, a la manera como construimos nuestras viviendas y a como procesamos nuestros desechos.
La obra artística 52 Voces considera esos temas.

De todo el esqueleto, los huesos de la pelvis son los que presentan la diferencia más evidente entre los de un hombre y una mujer. De acuerdo a algunas estadísticas, 3 de cada 5 mujeres pueden padecer osteoporosis. La relación en varones es 1 de cada 5. Esta deficiencia existe también en su versión infantil. Se considera que las deficiencias alimenticias son una de sus principales causas.
Transcribo el editorial del «Boletín Expresión INMEGEN» del Año 1, Número 6, Febrero – Marzo de 2012 (Detrás del editorial y en general, de ese número del «Boletín» estuvo el Dr. Rafael Velázquez Cruz, Investigador en Ciencias Médicas del Instituto Mexicano de Medicina Genómica).


«La osteoporosis es una enfermedad crónica de los huesos, caracterizada por la disminución de la densidad ósea, ocasionando un aumento en la fragilidad y el riesgo de sufrir fracturas principalmente en cadera, columna y muñeca.
De acuerdo con la National Osteoporosis Foundation, alrededor de 10 millones de personas en Estados Unidos tienen osteoporosis, de los cuales 8 millones son mujeres y 2 millones son hombres. En México, la osteoporosis representa un problema de salud pública afectando al 17% de las mujeres y el 9% de los hombres mayores de 50 años; de acuerdo a las estadísticas 1 de cada 12 mujeres y 1 de cada 20 hombres sufrirán una fractura de cadera después de los 50 años de edad.
Las investigaciones han demostrado que una de las causas de la osteoporosis es la herencia y aun cuando la investigación genómica en el área del metabolismo óseo se encuentra en fase de desarrollo, se espera que tenga una gran utilidad en la práctica clínica de la osteoporosis.
De esta manera, realizar el mapa genómico y los polimorfismos o mutaciones que influyen sobre la densidad mineral ósea para el riesgo de padecer osteoporosis, permitirá en un futuro conocer mejor la arquitectura genética de la enfermedad para identificar a individuos con riesgo de sufrir fracturas por fragilidad, con el
objetivo de desarrollar programas de prevención individualizados. Por otro lado, también permitirá predecir respuestas a los tratamientos convencionales y poder desarrollar una medicina personalizada en la población mexicana.»

52 Voces | La Osteoporosis: una lectura reduccionista para combatirla.

Dada mi limitada capacidad para interpretar artículos científicos o reportes sobre investigaciones médicas, decidí escoger de manera aleatoria algunas líneas aisladas que me permitieran definir el andamiaje que soporte referencialmente mi propuesta artística.
Si con la misma displicencia que aglutino esas líneas, hiciera extractos de los primeros artículos o notas de internet, que hablan de la osteoporosis y su manera de prevenirla, reduciría a una solución simplista, como robustecer la masa ósea.
Inferiría que dicha solución radicaría en elevar el consumo de calcio y de vitamina D (la encargada de fijarlo). Con la misma lógica de simplismo leería: mucha leche de vaca = mucho calcio. Es decir que, del aumento en el consumo de lácteos, fórmulas enriquecidas y suplementos de patente, en individuos de todas las edades -desde las del neonato- a las del adulto senil, depende la solución para conservar una masa ósea saludable.
No tengo los argumentos suficientes para refutar el efecto positivo de los suplementos de patente. Es cierto que los productos lácteos proveen dosis grandes de un calcio necesario para la mineralización de la masa ósea. Tan cierto como información omitida en las campañas publicitarias que sugiere que la leche de vaca y sus derivados es la piedra filosofal para contrarrestar los efectos de la osteoporosis:
Como el hecho de que, la ingesta abundante de lácteos genera una acidez que modifica el PH de la sangre. Para estabilizarse, la sangre echa mano de todos los minerales que tiene a su alcance: es decir, que termina tomándolos de los huesos.
Como se observó líneas arriba, otro factor de la escasa densidad mineral ósea es la hereditaria. Esta puede derivar en gran medida de deficiencias nutricionales de la madre y de la abuela. Factor de interés -al menos para efectos de lo que inspira la obra 52 Voces- que me hace considerar los estudios del DNA mitocondrial.
Para entender en unas cuantas líneas lo que es el DNA mitocondrial, retomo de la memoria para titularse como Doctora en Biología, de Eva Fernández Domínguez, «Polomorfismos de DNA Mitocondrial en Poblaciones Antiguas de la Cuenca Mediterránea». Universidad de Barcelona, 2000.
El genoma mitocondrial es el material genético de las mitocondrias, los orgánulos que generan energía para la célula.
Una de las características que hacen del genoma mitocondrial una de las herramientas en la reconstrucción del pasado reciente de las poblaciones humanas es su herencia materna. El DNA mitocondrial se transmite de forma no mendeliana por línea materna.
Aunque hombres y mujeres lo tienen, son únicamente las mujeres quienes lo transmiten a la descendencia.
*
El andamiaje referencial podría extenderse por veredas apasionantes: el indagar más sobre la salud de los huesos me haría revisar junto con genetistas forenses los estudios sobre las sonrisas inmaculadas de los pueblos originarios derivadas
de dietas a base de alimentos no procesados, de manera contraria a los cuadros que se presentan en conglomerados que llegamos a la tercera o cuarta generación de ingesta indiscriminadas de hormonas, agroquímicos o vegetales sin sustancia cosechados en tierras yermas. Sin lugar a dudas, todo regresaría a la piedra angular que inspira la propuesta contenida en estas páginas: la degradación de los suelos y la desmineralización del agua como consecuencia de la agroindustria.

52 Voces | Descripción técnica de la obra

52 Esculturas: Réplicas de huesos pélvicos de mujer vaciados en tierra cruda y fibras vegetales.
Estarán incrustadas en un casetón hecho con un mortero de cal y arena con una inscripción en letras de fierro oxidado.
Cada escultura tendrá una medida aproximada de 38 x 28 x 28 cm
Requerimientos para el montaje: 52 +1 Sillas escolares de madera que se usarán a manera de pedestal para cada una de las esculturas. Estas sillas no son solo un recurso museográfico, sino parte importante del discurso de la obra.

52 Voces | Los materiales para la producción de la obra

La elección de los materiales para vaciar las réplicas de los huesos y el casetón aluden a los materiales de la construcción vernácula (arcillas, cal, arena y fibras vegetales). Las casas hechas con esos materiales son tan saludables para sus usuarios
como para el medio ambiente y resulta una aberración combinarlos con materiales industriales como el cemento o las pinturas vinílicas con las que se cubren la mayor parte de las viejas casas de adobe en México –tanto en poblaciones rurales como
urbanas– exponiéndolas al deterioro en lugar de protegerlas.
Incluir en la dieta alimentos producidos o procesados industrialmente, de manera indiscriminada, es de igual modo preocupante.
En alusión simbólica a los alimentos con déficit nutritivo: para «proporcionarle ingredientes complementarios», a la mezcla de tierra con fibras vegetales, que se usará para vaciar los huesos pélvicos, le añadiré pequeños volúmenes de comida vegetal recolectada de las compostas de granjas agroecológicas.

52 Voces | Un número de 52 sillas + 1

Las sillas serán dispuestas en un círculo con apenas una apertura para el ingreso y salida de los espectadores. La silla número 53 estará vacía, de modo que quien entre dentro del círculo pueda sentarse a «escuchar» las voces de Sanación cual si
formara parte de un consejo de sabias o ancianas.
La idea de usar sillas escolares es remitir a las asambleas en las comunidades rurales, donde a veces la escuela es el lugar para las deliberaciones.
Serán pintadas de rojo, blanco y negro, en referencia a los colores usados para significar el conocimiento, o los principios básicos de la existencia en distintas tradiciones, ya sea las enseñanzas emanadas del Toltecáyotl o también las de la Alquimia.
EL 52 resulta de escoger una edad aleatoria en que una mujer habitualmente se encuentra en un estado postmenopáusico, lo que algunas tradiciones, equivale a la plenitud de la sabiduría.

El 52 es además en culturas y calendarios mesoamericanos como el maya un ciclo completo durante el que se han tenido todas las experiencias y las variantes astrológicas para completar una vida.
52 era también el número máximo de años que los campesinos mayas cultivaban una tierra, antes de migrar las parcelas, para que la tierra no se degradara.

Mauricio Cervantes
Valladolid, Yucatán, México, Octubre 15 de 2019

Maqueta digital: César Rivas

Como en todas las estrategias colaborativas en las que me he involucrado desde 2012, y que giran en torno a un eje medioambientalista, educativo o de divulgación, 52 Voces es una obra artística que rubrico con el sello de Matria Jardín Arterapéutico.


http://mauriciocervantes.com/
https://vimeo.com/mauriciocervantes